lunes, 26 de enero de 2009

Interiores















El crepúsculo va con retraso
destiñendo la sal de la vida,
vivo en un callejón sin salida,
hace tiempo que no me hago caso.

Avanzando hacia atrás, paso a paso,
cada atajo parece una huida,
cuando pierda por fin la partida
roncaré a la salud del ocaso.

Romperé el comodín que me sobra,
tiraré a la basura la obra
que corrige con sorna el destino.

Y, desnudo, con ningún reproche,
le daré la razón a la noche
y abriré otra botella de vino.


Amanece peor cada día,
y, a pesar de las horas azules,
los relámpagos son tan gandules
como trenes sin norte ni vía.

Heme aquí sin hallar todavía
morbo y cólera en campo de gules,
entre harapos de velos de tules,
novio póstumo en cama vacía.

Con oído avizor, por si acaso
consiguiera indultar el fracaso
sobornando a la indómita musa.

Cuéntame, por tus muertos, le pido,
una historia de amores y olvidos
que me empuje a cantar sin excusa.

Joaquin Sabina
Interviú, 2009


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta vez me ha emocionado de verdad
¡puf¡, aún con edades diferentes siento como si mimetizase con el,con su manera de sentir o pensar.Ni tan solo dá para ironizar o satirizar, solo para emocionarse. ¡Me descubro ante el humanito¡

SERgio dijo...

Hola, te escribo de Perú me gustaría saber si te interesaría linkearte conmigo, mi blog es www.elgermenpop.blogspot.com, saludos

dolores dijo...

Enamorado noble, rojo enamorado que por amor , como respaldo te ofreces, si ves en cara de tu amado tristeza sin pose, haciéndo acopio de entereza, le ofreces lo que de él desearías, enamorado noble que ardes como madera y como de ella en llamas se te oyen lamentos hasta quedar en ceniza reducido, sin haberle oído a tus latidos el amor acompasado del corazón a tu lado que tú mismo has elegido.